Pasar al contenido principal
x

Promotores Ambientales: Elaboración de gel antibacterial

Hace algunos años no solíamos tener el hábito de desinfectar nuestras manos con gel antibacterial. Sin embargo, a raíz de la pandemia global por Covid-19 nos lo aplicamos más de una vez al día. En cualquier establecimiento o institución nos reciben con gel antibacterial en mano, y con mucha razón, pues una medida preventiva para evitar el contagio de Covid-19 y otras enfermedades. Debido a la relevancia de este producto, el programa Promotores Ambientales dentro de la Universidad del Valle de México en alianza con la Asociación Somos Más Decididos realizó con estudiantes de bachillerato y licenciatura el taller Elaboración de gel antibacterial.

El taller fue dirigido por el Ing. Leo Miguel Hernández desde la Dirección de Vinculación Social de la Secretaría de Medio Ambiente Veracruz . El instructor llevó paso a paso a los estudiantes desde la composición y origen etimológico de un gel, hasta la preparación de su propio gel antibacterial.

¿Qué es un gel? ¿De dónde viene? Su origen etimológico viene del latín “gelatus” que significa “helado” o “congelado”. Se le llama “gel” al estado de una sustancia en donde se espesa o solidifica tras un proceso de coagulación. Una característica interesante es que su densidad se comporta como si fuera un líquido, pero su estructura se transforma en sólida. A este proceso se le conoce como gelación, en el que agregamos un agente gelificante a una sustancia líquida o mezcla de sustancias obteniendo la que todos conocemos y aplicamos en nuestras manos de forma constante.

Este proceso no solo lo encontramos en el gel antibacterial, sino que los geles tienen un uso extensivo. Podemos encontrarlos en productos medicinales como cremas, ungüentos, vaselinas, gel de ultrasonido; en la gastronomía como la clásica gelatina, algunos yogures, mermeladas, salsa cátsup, etc. Otros usos están en las pinturas, esmaltes de uña, silicones, pegamentos, bolígrafos. Como podemos ver, lo encontramos en muchas presentaciones y aplicaciones en nuestro día a día.

El “gel antibacterial” recibe muchos nombres como gel antiséptico, desinfectante, o alcohol en gel. Es una sustancia que se utiliza principalmente para la desinfección de manos a través de su poder germinicida, el cual le permite eliminar gérmenes y bacterias.

El ingrediente principal para su elaboración es el alcohol a 70° de concentración usado para curaciones, ya que este es el que ayudará a prevenir el contagio de enfermedades por bacterias o virus. También se utilizan agua purificada, carbopol y glicerina líquida, la cual ayudará a que el resultado sea más amable con la piel. Finalmente, la trietanolamina es un ingrediente fundamental para lograr la gelificación de la mezcla.

La demanda de gel antibacterial se ha disparado a raíz de la actual contingencia sanitaria. Tan solo hay que preguntarnos cuántas veces lo hemos aplicado en nuestras manos el día de hoy. Por este motivo, es importante promover entre los estudiantes la relevancia de su uso y una opción para elaborarlo desde casa.